Newsletter

Reciba todas las novedades de Nutrinat!

El estado del ácido fólico materno durante el embarazo puede influir en el riesgo de padecer asma

Viernes, 18 Marzo 2011
(0 votos)

Según los resultados de un reciente estudio realizado en Australia, tomar suplementos de ácido fólico al final del embarazo puede aumentar el riesgo del bebé de desarrollar asma; sin embargo, tomar dichos suplementos durante el embarazo temprano no presenta ningún riesgo.

Los investigadores del Instituto Robinson de la Universidad de Adelaida, Australia, informaron que la ingesta de ácido fólico al final del embarazo puede aumentar en el 25% el riesgo de padecer asma en niños con edades comprendidas entre los 3 y 5 años. Esto anterior sugiere que el periodo de tiempo para realizar la suplementación durante el embarazo es importante.

"Estos hallazgos muestran que existe un período crítico potencialmente importante durante el cual el suplemento de ácido fólico puede regularse para optimizar sus efectos neuroprotectores mientras que no aumente el riesgo de padecer asma", comunicó el investigador principal, el Dr. Michael Davies.

En la actualidad, la suplementación con folato y ácido fólico, que es la forma sintética biodisponible de folato, se recomienda a todas las mujeres en edad fértil ya que la mayoría de los defectos del tubo neural (DTN), tales como la espina bífida y la anencefalia, se producen dentro de los primeros 22 a 28 días del embarazo, es decir, cuando la madre no es todavía consciente de que está embarazada.

Los suplementos de ácido fólico después de este tiempo llegan demasiado tarde para prevenir defectos del tubo neural, y por lo tanto, no benefician a las mujeres con embarazos no deseados, los cuales representan más de la mitad de todos los embarazos en los EE.UU.

El nuevo estudio, publicado en American Journal of Epidemiology, descubrió que los suplementos durante el embarazo temprano no tuvieron ningún efecto respecto al riesgo de que los niños padezcan asma, pero el ácido fólico adicional durante el tercer trimestre sí incrementó el riesgo de padecer asma. "Según nuestro estudio, los suplementos de ácido fólico administrados al final del embarazo se asociaron con un mayor riesgo de padecer asma en los niños, pero no hubo indicios de efectos adversos cuando los suplementos se tomaron al inicio del embarazo", dijo Davies.

Estos investigadores, con sede en Adelaida, analizaron las dietas y el uso de suplementos de ácido fólico en 490 mujeres, y también midieron la incidencia del asma en 423 niños con edades entre 3,5 y 5,5 años. Casi el 12% de los niños eran asmáticos entre ambas edades.

A la edad de 3,5 años, los investigadores hallaron que el ácido fólico administrado durante la última etapa del embarazo estaba relacionado con un incremento del 26% del riesgo de padecer asma infantil y con el 32% de aumento del riesgo de padecer asma persistente. Estas correlaciones fueron similares, pero no fueron estadísticamente significativas, después de los 5,5 años de edad de los niños, añadieron los investigadores.

Al comentar las implicaciones de este estudio respecto a las recomendaciones de administrar ácido fólico para reducir los defectos del tubo neural, Davies indicó: "Nuestro estudio apoya estas directrices, ya que no se ha encontrado un mayor riesgo de asma si los suplementos de ácido fólico se habían tomado antes o durante el embarazo temprano.

Sin embargo, puede ser necesario ampliar estas directrices para incluir recomendaciones sobre cómo evitar el uso de altas dosis de suplemento de ácido fólico durante el embarazo tardío".

Por otro lado, no se observaron vínculos entre el folato de la dieta y el riesgo de padecer asma.

Resultados contradictorios

El vínculo entre el ácido fólico y el folato, que es la forma sintética de la vitamina, y la salud respiratoria no está claro, ya que constan resultados contradictorios en la literatura médica. Un estudio del Centro Infantil Johns Hopkins encontró que los niveles más altos de ácido fólico se asociaron con el 16% de reducción del asma (Journal of Allergy & Clinical Immunology 2009, vol. 123, p. 1253-1259.e2).

Sin embargo, un estudio noruego informó que el ácido fólico durante el primer trimestre se asoció con el aumento del 6% de las sibilancias, el 9% de aumento de las infecciones del tracto respiratorio inferior, y el 24% de aumento de las hospitalizaciones a causa de infecciones (Archives of Diseases in Childhood, doi: 10.1136/adc.2008.142448).

Estadísticas del asma

Según la Federación Europea de Alergia y las Asociaciones de Pacientes con Enfermedades Respiratorias (EPT), más de 30 millones de europeos sufren asma, lo cual supone un coste en Europa de 17,7 mil millones de euros cada año. El coste por la pérdida de productividad se calcula que es, aproximadamente, de 9,8 mil millones de euros.

Esta afección está aumentando en el mundo occidental siendo la afección más frecuente, hoy en día, en el Reino Unido.

Según la Asociación Americana del Pulmón, casi 20 millones de estadounidenses sufren asma. Esta afección es la responsable de más de 14 millones de días escolares perdidos de los niños, mientras que el coste económico anual del asma se calcula en más de 16,1 mil millones de dólares.

Bibliografía

Effect of Supplemental Folic Acid in Pregnancy on Childhood Asthma: A Prospective Birth Cohort Study. "Efecto de los suplementos de ácido fólico en el embarazo sobre el asma infantil: estudio prospectivo de cohorte de nacimiento". M. J. Whitrow, V.M. Moore, A.R. Rumbold, M. J. Davies. Am J Epidemiol. 2009;170(12):1486-93 - doi: 10.1093/aje/kwp315.

Si usted desea leer el resumen de este artículo en PubMed, pulse aquí.